Sociedad

La Sexualidad en Corea del Sur: La pornografia

En este mundo monopolizado por el internet es difícil creer como uno de los continentes en la vanguardia de la tecnología todavía se nieguen a acoplarse a uno de los pilares de ésta, como lo es la pornografia.

En enero de este año fue puesta detrás de las rejas la co-fundadora de lo que se cree fue el comienzo de la pornografia en Corea del Sur, la apellidada Song, creó un sitio web en el 1999, el cual sólo podría ser usado por VPN o un espejo de servidor internacional donde el primer video consistía en ella haciendo un trío con su esposo y una chica desconocida. El sitio, llamado Soranet llegó a tener un millón de usuarios y tenía archivos cómo “porno venganza”, en los cuales se encuentran los videos grabados clandestinamente de mujeres en baños o sus propios cuartos, casos los cuales ya hemos contado en el artículo de Mi vida no es tu porno: Pornografia espía en Corea del Sur.

El sitio fue cerrado en el 2016 luego de varias quejas interpuestas por sitios de derechos humanos femeninos, pero a pesar de esto, no evita el auge de la industria pornografia en países asiáticos como Corea del Sur, el cual para el 2006 los coreanos fueron quienes más  invirtieron mundialmente a esa industria del entretenimiento, aún cuando siempre ha sido un delito y no se puede ver sin hacer uno que otro malabar por la web. Mientras en estos lados del globo podemos encontrar pornografia gratis desde siempre, los coreanos gastaban aproximadamente 527 dólares por CDs pornograficos lo cual lo hacía el segundo país asiático con más ganancias a las empresas pornograficas, con una base de 25.7 billones de dólares anuales.

Aunque Corea del Sur ahora cuenta con el internet más rápido del mundo y definitivamente más de una persona astuta para saber buscar pornografia en su computador común y corriente, en el país la censura de la pornografia no parece cesar en el futuro, en cambio, el porno cada vez más invasivo se está distribuyendo con mayor rapidez, las personas escabullendo cámaras secretas en lugares privados no parece parar, al igual que la piratería de la pornografia en el mundo continental, es otro problema más que no se puede definir como un problema o una ayuda a la exploración sexual que se genera coincidencialmente en el mismo rango de edad que más ve este tipo de películas eróticas.

 

Heidi Morales Toro

Heidimoralest@hotmail.com

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s