Semana de Asia

Tatuajes en Japón

La decoración del cuerpo a través del tatuaje es todo un arte, plasmado tanto por las personas que eligen tenerlo como por sus autores, llegando a convertirse en una auténtica forma de expresión. Por esta razón, los tatuajes son cada vez más populares  y están presentes en muchas culturas del mundo. Pero, lastimosamente aunque estén presentes, no en todos los países son considerados como legales. Japón es uno de estos pocos países donde este tipo de arte en el cuerpo humano es considerado como un tabú e ilegal, presentando resistencias profundamente ancladas, tanto para las personas que lo poseen y las personas que los hacen. Un pequeño dibujo sobre la piel podría provocar una exclusión directa, miradas extrañas y ciertas etiquetas de mal gusto.

Un país donde la libertad de expresión en este sentido se encuentra limitada, comenzó a implementar una jaula de normas que en todo este tiempo ha sido muy difícil de romper.

tatuajes 1
Imagen:  tattoosshunt

En el siglo XVII, los tatuajes eran usados para marcar o castigar prisioneros y criminales en Japón. En la actualidad, los yakuza (Mafia japonesa) expresan su fidelidad a sus organizaciones criminales con el ”irezumi” (tatuaje tradicional japonés) que cubre todo el cuerpo, tomándolo como un rito de iniciación y símbolo de irreversibilidad de la unión a este mundo criminal.

El tatuaje también adquirió una connotación negativa como consecuencia de prejuicios provenientes del confucianismo, según el cual, el hecho de alterar el cuerpo que se ha recibido de sus padres constituye una falta de respeto. Después de la Segunda Guerra Mundial los tatuajes volvieron a ser legales, debido a la influencia occidental, abriendo camino para que el tatuaje no se viera de una perspectiva tan negativa. Pero, ya era muy tarde para eliminar el estigma que se había creado y afectado la libertad de algunas personas de expresarse por medio de este arte.

Tiempo después, el gobierno volvió a hacer de las suyas y aprobaron leyes que requieren que todos los tatuadores tengan licencias médicas, ya que considera que la inyección de tinta mediante una aguja es un procedimiento médico, además de que involucra sangrado y puede provocar graves infecciones. Lo anterior obliga a los tatuadores a estudiar medicina antes de siquiera aprender a marcar la piel. Algo bastante irónico debido que muy pocos artista invertirían tiempo estudiando la carrera de medicina solo para hacer tatuajes.

Lo peor del caso es que aunque parte de la población Japonesa le pide al gobierno que vuelva a legalizar los tatuajes, este solo le responde con más opresión. Las redadas y las multas se hacen presente castigando a miles de tatuadores que tienen que pagar 300.000 yenes por “práctica ilegal de medicina” mientras ejercen su trabajo. Sumado a esto, la exclusión social no pasa por desapercibida. Existen muchos lugares públicos como piscinas,onsens (casas de baño), ryokans (casas tradicionales japonesas), donde no está permitida la entrada de personas que posean algún dibujo tatuado en su piel, puesto que llegan a ser etiquetados como criminales o personas impuras.

Todas estas injusticias han hecho que los japoneses reaccionen y es por ello que grupos se han unido para pelear por la libertad de expresión, como la ONG Save Tattooing in Japan que aglomera hasta 5.000 artistas y realiza campañas para difundir su derecho a practicar el arte del tatuaje sin una regulación tan estricta.

Tatuajes 2
Imagen:  taramoss

Aún así, el escenario no es tan pesimista en todos los casos. En muchos lugares es posible que acepten tus tatuajes pero prefieren que los cubras. Estas son algunas  recomendaciones que pueden ser de mucha ayuda en caso que quieras viajar a Japón:

1) Usar vendas en las piscinas: Si tus tatuajes ocupan una parte visible del cuerpo, la mejor opción es cubrirlos con vendas de color piel a la hora de asistir a piscinas en Japón.

2) Reserva un Onsen privado: como antes he mencionado, en la mayoría de onsens públicos es complicada la entrada si tienes tatuajes. No obstante , en caso que puedas entrar, no estás ajeno a recibir ciertas miradas. Por lo tanto, es mucho mejor reservar un onsen privado y disfrutar la experiencia junto a tus compañeros de viaje.

3) Usa ropa que cubra tus tatuajes: esto suena bastante obvio, pero la mayoría de tatuajes pueden ser cubiertos con prendas de vestir que sean largas y no reveladoras. Sin embargo, No es necesario que estés todo tu viaje “arropado” o torturándote con estas prendas si no son de tu gusto. Pero lo más recomendable es usarlas a la hora de visitar ryokans, restaurantes tradicionales, templos o santuarios.

Mila Infante

hanadultalk@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: