Sociedad

La pesadilla de ser estudiante en Corea del Sur

Seguramente que con el título, a tu mente llegó las extensas horas de estudio y la ardua exigencia académica que tienen que afrontar los estudiantes surcoreanos, sin embargo, hoy nos enfocaremos en el acoso escolar, que ha llevado a que incluso, padres desesperados, contraten guardaespaldas para que sus hijos asistan a clases.

Hace algunas semanas la industria del k-pop se vio sacudida, cuando numerosos escándalos de idols acusados por matoneo escolar, salieron a la luz, sorpresivamente, uno tras otros. Aunque muchas fans iniciaron teorías conspirativas en miras de defender a sus artistas, la verdad es que esta problemática es mucho más seria que los “cancelamientos” en la industria Hallyu.

Cada año las cifras de acoso escolar van en aumento. Según el informe anual del Ministerio de Educación, citado por la Agencia de Noticias Yonhap, para el 2019, el 6% de los encuestados fueron víctimas de acoso escolar. Este aumento en las cifras, se presenta además por el aumento del acoso en las escuelas primarias, donde el 3.6% declaró haber sido víctima. La forma más común que se evidenció de esta problemática es la violencia verbal, seguida por el acoso grupal, el ciber acoso, el acecho y la violencia física.

Según una encuesta del Ministerio de Educación, el número de estudiantes que dijeron haber sido acosados ​​aumentó de unos 37.000 en 2017, a unos 60.000 en 2019.Lo peor es que este tipo de violencia llegó a ser tan normalizado, que sus perpetuadores no lo veían como una verdadera problemática. A través de otra encuesta realizada por el mismo Ministerio en enero del 2020, el 28,1% de los 9.300 estudiantes que admitieron haber cometido acoso escolar, dijeron que no había razones particulares para sus acciones o que solo estaban jugando.

Pero, ¿por qué recurrir a la cancelación, cuando se trata de idols? En Corea del Sur, las personas menores de 14 años no pueden ser juzgadas por ningún delito; quienes tienen entre 14 y 19 años, aunque pueden ser castigados penalmente, generalmente son puestos en libertad condicional. Es por esto que la mayoría no recibe castigos por sus actos de violencia e intimidación. De aquí nace la necesidad, de una parte de la población, de imponer castigos severos a los famosos que son públicamente señalados por estos comportamientos, para que sirvan como referentes sociales. 

Soluciones desesperadas

Los padres preocupados ante esta problemática han optado por tomar medidas poco ortodoxas, contratar falsos “guardaespaldas” para que acompañen a sus hijos a las escuelas. Estas compañías de “seguridad privada” ofrecen diferentes servicios, escoltar a las víctimas hasta la escuela y recogerlos; también pueden visitar a los padres de los abusadores y avergonzarlos en público; o si prefieren, grabar y recopilar material probatorio del abuso. Este servicio no es nada económico, oscilan entre los 400 USD, hasta los 1.800 USD.

Para muchos estos estudiantes abusivos, son el reflejo de un sistema legal débil contra los menores, un sistema de educación donde los maestros temen perder sus empleos si se involucran en estas problemáticas y terminan demandados, pero sobre todo, obedece a una cultura donde se presionan a los estudiantes para ser competitivos.

Kevelyn Ravelo Sarabia

hanadultalk@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: