Sociedad

Hikikomori: la epidemia fantasma

¿Alguna vez has escuchado o leído sobre los Hikikomori? Si bien es un término poco conocido en occidente, esta problemática se expone de vez en cuando en el anime y aunque pensemos que es ajena a nuestra realidad, posiblemente estemos equivocados. En esta ocasión les hablaré un poco sobre este fenómeno que poco a poco ha traspasado las fronteras del país nihon, activando las alarmas de los profesionales en salud mental a nivel mundial.

El síndrome Hikikomori o simplemente Hikikomori es una problemática de origen japonés, planteada de forma relativamente reciente. En el 2000 el psiquiatra Tamaki Saito le dio origen a este término, el cual traduce de forma literal “apartarse” o “estar recluido”. El Hikikomori se caracteriza por llevar a cabo un aislamiento social completo y de forma voluntaria, es decir, que el individuo decide aislarse enteramente de la sociedad e incluso de su entorno familiar, recluyéndose así en una habitación por más de 6 meses. Esto quiere decir que estas personas, las cuales usualmente suelen ser jóvenes, no trabajan, no estudian, no mantienen interacciones sociales de ningún tipo y su realidad se reduce a lo que exista dentro de las cuatro paredes de su habitación e incluso todo lo que esté a través de una pantalla.

Para los japoneses la disciplina es quizás la mayor cualidad que, si bien para el resto de la población mundial no es más que eso, una cualidad, para ellos simplemente no es opcional, ya que va incluida de forma activa en su forma de vida. Sin disciplina, no hay éxito y sin éxito no obtendrás aceptación ni reconocimiento social y familiar en Japón. Debido a esto, todo aquel que ignore sus responsabilidades académicas, laborales o familiares es fuertemente criticado y rechazado, por lo que los Hikikomori no solo tienen que luchar contra sus propias limitaciones sino también con la sociedad misma.

Hace un mes, durante mí entrevista con Hiroe Miki, tuvimos la oportunidad de hablar un poco sobre la salud mental en Japón, para ponerlos en contexto según la OMS “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.” Así pues, el concepto de salud mental va incluido en la definición anterior. Teniendo eso claro, Miki-san me comentaba que el japonés no tiene salud mental, tras esta afirmación no pude evitar pensar en que eso sin duda explicaba por que Japón tiene la tasa más alta de suicidio a nivel mundial. Puede que esta ausencia de salud mental o más bien, el desconocimiento de como implementar la misma sea un componente clave para descubrir el origen del síndrome, pero los estudios indican que tanto las razones como el comportamiento de cada Hikikomori son completamente distintos, lo que imposibilita dar una explicación global y generalizada a una problemática sumamente especifica influenciada por los componentes culturales y sociales del entorno del individuo.

A pesar de que el síndrome Hikikomori sea de origen Nihon, se han registrado casos de comportamientos similares y/o iguales en diferentes países, teniendo en cuenta el componente social y cultural claro está. En el caso de Colombia, lo más similar a el síndrome Hikikomori es la población “NiNi” denominada así por ser el porcentaje de la población colombiana que “Ni estudia ni trabaja” cumpliendo con características similares a la conducta Hikikomori pero sin llegar al suicido social… o eso era lo que se creía, sin embargo últimamente el aislamiento social se ha convertido también en una de sus características, sobre todo si tenemos en cuenta la situación pandémica actual.

Ahora bien, vale aclarar que los Hikikomori no tienen ninguna clase de trastorno o enfermedad mental, su comportamiento siempre esta generado por un evento lo suficientemente importante en sus vidas como para llevarlos al aislamiento; una muerte, una mala experiencia laboral, acoso escolar, etc. El mal manejo de las emociones y la presión social son sin duda factores que influyen en gran medida y es debido a esto que no todas las personas que experimentan un suceso así en su vida se convierten en Hikikomori.

Para concluir, tras 20 años de estudio, los profesionales en salud mental en oriente han llegado a la conclusión de que la mejor forma de sacar a estas personas de su aislamiento es el simple hecho de dejarlos hacer las cosas a su ritmo, siempre prestándoles el acompañamiento profesional y familiar en la medida en la que ellos lo permitan, de esta forma Japón tiene fuentes de apoyo nacional que les permita a los Hikikomori que se van reinsertando a la sociedad, llevar su proceso de la mejor manera, otorgándoles la posibilidad de retomar sus estudios, generar ingresos, reconstruir sus relaciones familiares e interpersonales en general. Personalmente considero este tema muy interesante, ya que es una problemática que debería tenerse al pendiente y comenzar a implementar hábitos que permitan prevenirlo, no únicamente en Japón, sino a nivel mundial, así como debe dársele la importancia necesaria a la salud mental y al correcto manejo de las emociones.

Daniela Velásquez

hanadultalk@gmail.com

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: